viernes, 16 de septiembre de 2016

Breaking Bad

No había querido entrarle a las series pues roban tiempo valioso. Luego me iniciaron en Juego de tronos y se abrió la caja de Pandora. La terminamos con emoción y enganchados, luego Penny Dreadful, Stranger Things y empezamos con Twin Peaks, a esta última no terminamos por encontrarle el gusto.
Hoy estamos por terminar la tercera temporada de Breaking Bad, aunque tiene buenos momentos, la personalidad de los protagonistas me irrita, entiendo que su volubilidad y estupidez es lo que mantiene la historia viva. En cambio los personajes secundarios como Hank, Marie, Walter Jr., Skyler y el mismo Gustavo, me parecen más interesantes y de una sola pieza.
Hasta ahora la personalidad que más me gusta es la de Hank, congruente, fiel, convencido de lo que hace y dispuesto a ayudar a los suyos; aunque no sé si después de la tercera temporada las cosas cambien.
La serie tiene capítulos muy desafortunados como cuando se llevan todo un día matando una mosca. Eso es entretenimiento basura. En general el programa nos genera reflexiones y debates éticos, nos muestra diferentes matices de lo bueno y lo malo, pero por momentos se llenan capítulos con situaciones insípidas y carentes de sentido. Hace ocho años que empezó la serie y hace tres que terminó, ustedes me llevan varios años de ventaja.