domingo, 8 de octubre de 2017

Me gusta pero me asusta (2017)

El cine mexicano tiende a caricaturizar, pero debe agradar, al menos el cine comercial, a la mayoría de sus consumidores para generar ganancias. Si el cine mexicano es así es porque así le gusta a los que lo consumen, Me asusta pero me gusta de Beto Gómez (2017) le cumple a su público, los primero quince minutos son malos pero después se va componiendo. Es una película que hace quedar bien a México y al estado de Sinaloa.
No me gustó la argentina.